Como ya sabréis, la traducción actual de los jeroglíficos no se dio hasta la invasión de Egipto por parte de Napoleón, cuando se encontró la piedra Rosetta, que contiene el mismo texto escrito en jeroglífico, demótico y griego. pic.twitter.com/QNDXEMFf2b

— Lady Fitness (@LadyFitnessMAD) 24 de enero de 2018