Ahí fue cuando, poco a poco y con el trabajo de mucha gente, se comenzó a entender la escritura sagrada egipcia, y es que los antiguos egipcios no nos habían dejado ninguna gramática o texto similar.

— Lady Fitness (@LadyFitnessMAD) 24 de enero de 2018